top of page

Buscando tu segundo aire laboral… ¿Por qué es tan difícil?


Por Fernando Maroño



El mundo ha cambiado. Lo hace a cada momento, en todos los sentidos.

Y dentro de esos cambios, está la forma de percibir a las personas con amplia experiencia en sus áreas de conocimiento, de trabajo, de productividad.

Es increíble cómo el buscar un trabajo, después de los 50 años, se ha convertido en una complicada y difícil odisea para aquellos que lo están haciendo. Ahora, enviar un currículum por correo electrónico, no significa que un humano va a leerlo y con ello dar la oportunidad de una entrevista donde puedas demostrar tus conocimientos y exponer de primera mano tus capacidades, habilidades, experiencia y el valor agregado que ofreces para la posición que estés buscando.

Los famosos algoritmos se han hecho presentes para leer dichos currículos, eliminando aquellos que no tienen ciertas palabras “clave” o al revés, el hecho de incluir algunas que indican tu edad, el tiempo desde que terminaste tus estudios se convierten en limitantes para avanzar en el proceso de selección.

Hoy está en boga el emprendedurismo, los trabajos desde casa, opciones basadas en conocimientos de las redes sociales, etc. Todo esto lo hace difícil para quienes buscan una oportunidad “tradicional” que les permita poner en práctica la experiencia de años y el conocimiento logrado a través de la aplicación directa en previos trabajos. Aun cuando las empresas hacen énfasis en recalcar que no importa sexo, raza, edad, creencia religiosa, etc. para tomar una decisión en cuanto a las posiciones disponibles, es obvio que sí existe dicha subjetividad, limitando las oportunidades a cualquier persona que no entre dentro de los “estándares” de las compañías.


Y lo triste de esto, es que hay personas que buscan su “segundo aire” por haber perdido sus trabajos a causa del temido COVID-19, por los problemas económicos que devinieron de esa pandemia, lo cual provocó tantos cambios en el mundo y en la forma de hacer las cosas, que ahora están buscando una nueva opción para demostrar que comprenden que la vida es un aprendizaje continuo, un crecimiento constante y un camino siempre cambiante.

Estas personas mayores de 50 años que están buscando reiniciar su vida productiva, saben que hay que recibir esos cambios y los contemplan con expectación, aceptando la incertidumbre que surgió ante la transformación de sus vidas al quedarse desempleados. Ellos agradecen lo que tienen y lo que viene, están dispuestos a enfrentar con valor, seguridad, fe y esperanza, los nuevos retos que tuvieran en sus nuevas responsabilidades. Solo están esperando que les den la oportunidad.


Es frustrante para ellos ver la cantidad de posiciones disponibles en el mercado laboral, aplicar para todas aquellas en las que creen que pueden aportar algo positivo, en donde podrían ayudar a solucionar problemas, donde podrían ofrecer ideas maravillosas para coadyuvar en el crecimiento de las empresas… y ver que no son ni siquiera llamados, ni siquiera recibiendo una notificación de algún tipo indicándoles que no fueron seleccionados y ver que las mismas posiciones siguen disponibles, que siguen ofertándolas estando ellos listos, dispuestos y necesitados, sin embargo no son tomados en cuenta.

La percepción general es la de buscar gente joven, con menos experiencia, pero más baratos, “fáciles” de manejar, de amoldar a las necesidades de jefe en turno, mientras que los mayores de 50 son vistos como “pasados de moda”, sobre calificados (y por ende caro$), que llegarán con viejos vicios -perro viejo no aprende trucos nuevos- o que intentarán “quitarle el puesto” a quien sea que vaya a ser su jefe.

Yo creo que la mezcla idónea en una empresa es la de gente con experiencia que desde su visión muestre los caminos recorridos y probados, y al mismo tiempo gente joven, innovadora, con ideas nuevas y creativas, con ganas de aprender justamente de quienes ya vivieron y pasaron por el camino que ellos van iniciando en las empresas.

Así que, si eres dueño de un negocio, de una empresa donde estés buscando personal para llevarla a un nuevo nivel… dale la oportunidad también a aquellos que están buscando su segundo aire, no se las pongas difícil. Te aseguro que tendrás contigo a alguien leal, responsable y trabajador que seguramente valorará aún más ese trabajo, te ayudará a lograr las metas que tengas y te proporcionará un gran valor agregado gracias a sus conocimientos, experiencia y dedicación.



1 Kommentar


Después de 26 años laborando en el servicio público y gubernamental, es difícil, mas cuando dices cerraré el ciclo,, pero hubo una luz al fondo del camino, un usuario común que me dijo "aprovecha tu experiencia", y si lo que no ne dijo fue el pago por aprender a valorar ese trabajo .Las segundas oportunidades en un ciclo cercano a la tercera edad, para ser empleado es difícil tener oportunidades.Buen punto Maestro Maroño.

Gefällt mir

Revista Digital

"Hablemos de

lo Bueno"

bottom of page