top of page

“Corte de Caja Geopolítico 2022”

!PARDIEZ!

Por Héctor J. García



Desafortunadamente, en la primera mitad de 2022 se han acentuado múltiples problemas geopolíticos que ya estaban bastante avanzados al cierre de 2021 y que se trataron en esta columna desde hace meses. Considero que la principal tragedia fue la INVASION a Ucrania por parte de Putin, la cual lleva casi 5 meses y ha cobrado miles de vidas y desplazados.


Las presiones inflacionarias en el mundo siguen sin dar tregua, a pesar de las políticas restrictivas de los bancos centrales. En México, por ejemplo, la tasa de BANXICO está en los 7.75%, con una inflación de porcentaje muy parecido. Pero otros países la están viendo peor, como Turquía, que su inflación es de más del 70% y se debe, en gran parte, a que el presidente Erdoğan no respeta la autonomía del banco central, cosa que afortunadamente ha ocurrido en México.


La afectación en los precios de los energéticos y los granos a causa del conflicto bélico en Ucrania, vino a desencadenar las presiones inflacionarias que ya existían desde las restricciones comerciales en las primeras etapas del COVID (siguen “cuellos de botella” en múltiples manufacturas a nivel internacional, cuyo ejemplo emblemático es la escasez de semiconductores) y el posterior “inundamiento” de dinero en las principales economías del mundo por parte de sus bancos centrales.


El anuncio de una recesión inevitable en Estados Unidos, aunado al aumento de las tasas de interés, ha provocado caídas en las bolsas de valores en E.U. no vistas en 50 años. El índice tecnológico NASDAQ ha sido uno de los más afectados, así como los activos relacionados a criptomonedas (que hay una pérdida alrededor del 70% de su valor en 7 meses).


Muy poco han avanzado las conversaciones de Viena entre Irán y los países de la Unión Europea (Estados Unidos indirectamente, vía la U.E.), con el fin de que Irán detenga su programa de energía nuclear a cambio de que le sean levantadas las sanciones comerciales internacionales, impuestas unilateralmente por la administración de Donald Trump.


Para poner en contexto, hoy en día el petróleo iraní no puede ser comercializado formalmente en los mercados internacionales debido a los bloqueos económicos, y siendo el país Persa el quinto productor mundial de petróleo, bien pudiere esto contener los precios internacionales del petróleo, más aún que actualmente las potencias occidentales quieren bloquear la comercialización del petróleo ruso, a manera de sanciones económicas. Hemos visto también un acercamiento de Estados Unidos al petróleo venezolano, enviando últimamente algunas delegaciones para negociar sobre el tema.



Pasando al lejano Oriente, China ha estado manejando sus fichas geopolíticas apoyando de facto al gobierno ruso de Putin, pero cuidando que occidente vea esto con cierta neutralidad. De alguna manera, China ha sondeado el asunto ruso-ucraniano con la propia situación de su relación con Taiwán, que tiene una autonomía limitada. El presidente Biden, declaró abiertamente que apoyarán a Taiwán en caso de un intento de embestida China.


Mientras tanto, en Oriente Medio, cayó la coalición gobernante de Israel al frente de Neftali Bennet, y se preparan elecciones de primer ministro para noviembre, siendo Netanyahu el favorito en las encuestas. Sigue la integración comercial y diplomática entre Israel y algunos países árabes como los Emiratos Árabes, Marruecos y Bahrein. El acercamiento entre Israel y Arabia Saudí se presumen en buen curso, y con Qatar, Israel firmó un convenio de colaboración para compartir espacio aéreo durante el evento del Mundial de Soccer. No perdamos de vista que lleva 8 años el conflicto bélico en Yemen, cuyos frentes son el gobierno del país apoyado por Arabia Saudita contra el grupo de rebeldes hutíes, apoyados por Irán.


“Latinoamérica” sigue con un débil crecimiento en general. Hubo elecciones presidenciales recientemente en Colombia, ganado Gustavo Petro de “izquierda” (término que, como “derecha”, es de lo más anacrónico y puede tener varios significados, según el tiempo y lugar del que se hable). Se avizora que será un gobierno de políticas públicas moderadas y, futureando un poco, es muy probable que en una próxima columna estemos hablando del muy probable triunfo de Lula Da Silva en las elecciones de Brasil en octubre.


Considero que la Unión Europea es la que más se ha tambaleado en estos meses de turbulencias geopolítico-económicas, por su fuerte dependencia del gas ruso, y sus exageradas políticas “verdes”. Alemania ya empieza a ver la posibilidad de recurrir a fuentes nucleares de energía.


Me pregunto que si de haber seguido al frente del poder en Alemania, Angela Merkel hubiese frenado a Putin con la invasión a Ucrania (llevaban una buena relación, hablando telefónicamente por lo menos una vez a la semana).





Commentaires


Revista Digital

"Hablemos de

lo Bueno"

bottom of page