top of page

¿Cuál es mi lugar para cada situación?

Por: Cristina Arias

Es impactante cómo la perspectiva puede cambiar la interpretación de las cosas y situaciones que vivimos día a día.

Una de las frases que más escucho de mi mamá al pedirle consejos es: “elévate por encima de las cosas”.


¿Te ha pasado que te es muy fácil sugerir soluciones a los demás, pero cuándo tú buscas una respuesta no sabes qué hacer?

Esto se debe a que al estar fuera de la ecuación viendo las cosas como espectador y no como protagonista, tienes una visión más amplia de la situación.

Una ruptura, un despido, una pena se pueden percibir como algo catastrófico, como si estuviéramos en un callejón sin salida. Asimismo, situaciones que vemos desproporcionalmente grandes, ya sean positivas o negativas, toman totalmente otro sentido cuando nos elevamos como un dron por encima de las cosas.


Es hasta entonces cuando podemos ver los diferentes caminos que tenemos para salir adelante. Ubicar exactamente el lugar que toman las personas, cosas y situaciones en la vida, nos ayuda a tomar decisiones más acertadas y a evitar malas interpretaciones y sentimentalismos.


Esto incluye por supuesto, a ubicar el lugar que tenemos nosotros mismos en cada área, el lugar que queremos tomar y el lugar que le damos a los demás.

Cuando alguien se está “ahogando en un vaso de agua” no está en la perspectiva de dron, está inmerso en la emoción.



¿Has notado que hay quienes se perciben como protagonistas en situaciones donde en realidad no lo son?

A veces pensamos que somos más importantes para los demás de lo que realmente somos y hasta nos privamos de nuevas experiencias por el qué dirán; en otras ocasiones esperamos que alguien más actué por nosotros cuando es a nosotros a quien nos corresponde hacerlo.

Tus actitudes serán más acertadas cuando ubiques tu lugar y el de las personas que te rodean para cada situación.

Al cambiar la perspectiva desde donde vemos las cosas, cambiamos la interpretación, y con ello, el sentimiento y la acción a tomar.

Y tú, ¿Desde dónde analizas las situaciones? recuerda que cuando sube la emoción, baja la razón.

Pregúntate, ¿Qué lugar ocupo yo en este escenario? ¿Qué lugar le doy a cada una de las personas en mi vida? Elévate como un dron, por encima de las cosas…

Conócete, Acéptate, Ámate.






















Commenti


Revista Digital

"Hablemos de

lo Bueno"

bottom of page