top of page

POR EL BIEN DE LOS ENFERMOS

Updated: Mar 7

Las Ciudades y su gente


Por Luz Elena Picos





En Baja California existe casi un centenar de centros de rehabilitación para atender a personas adictas a las drogas o alcoholismo.  La inmensa mayoría han sido fundadas por personas interesadas en atender esa enfermedad que muchos la denominan “vicios peligrosos”.

 

En especial los gobiernos estatales y algunos municipales han puesto atención en ese problema de salud e incluso han marcado parámetros para asegurar la confiabilidad de esos centros. Muchos de ellos, fundados por personas que decidieron dejar el consumo y dedicar esfuerzos para ayuda a que otras personas se alejen del consumo.


Hace algunos días se dio difusión al problema que tienen algunos pacientes con cáncer terminal para adquirir en territorio mexicano “cannabis medicinal” que también la identifican como “mariguana medicinal” contra los inmensos dolores que les producen distintos tipos de cáncer:  en la sangre, en los huesos, epilepsia, entre otros padecimientos.

 

En Estados Unidos de Norteamérica ya está autorizada su venta, no así en México. Traerla significaría contrabando. En este asunto, el sector médico tiene la palabra para convencer a las autoridades mexicanas.  Nada pueden hacer los Centros de Rehabilitación que trabajan por la salud de los adictos.

 

Este es otro tipo de problema, básicamente para enfermos terminales, para que no sufran con el dolor.  ¿Por qué motivo se niega a los enfermos el derecho de recibir esta cannabis medicinal? Quizá porque la relacionan con la “marihuana medicinal” y  no han tenido tiempo de estudiar la “sutil diferencia” que los científicos explican con exactitud, pero no son escuchados por la autoridades mexicanas.




Estudiando un poco sobre el tema, los expertos dicen que el término “cannabis” se refiere a la planta de cáñamo que tiene múltiples usos: producción de aceite, alimentos, papel, textiles, fibra, materiales de construcción y ungüentos tópicos. Contiene menos del 0.3% de THC (tetrahidrocannabinol) presente en la marihuana.  Por lo tanto, dicen los científicos “no provoca efectos psicoactivos significativos.

 

Y en cambio la marihuana es el producto derivado de las flores secas y curadas de la planta de marihuana.  Y se utiliza para fumar o crear otros productos que causan efectos psicoactivos.   Esa es la sutil diferencia de la que hablan los científicos y la burocracia mexicana, no desea atenderla.  A pesar de las opiniones, especialmente de los oncólogos que recomiendan a los enfermos de cáncer, pero no pueden adquirirla en su país, por la falta de reglamentación.

 

Toda proporción guardada, hay que recordar que hasta hace años, las adicciones en México, eran calificadas como arraigados vicios.  Hasta que el sector de salud y en especial, los médicos demostraron que la inmensa mayoría de los consumidores, tienen serios problemas de salud.  Gracias a ello cambió el tratamiento.   Por el bien de los enfermos, la “cannabis medicinal” debe autorizarse. 

 

 

 

 

Comments


Revista Digital

"Hablemos de

lo Bueno"

bottom of page