top of page

“La otra invasión rusa a Ucrania… ¡La religiosa!”

!Pardiez!

Por: Héctor García

Si deseas escuchar el audio, dale click al sonido



Con el cisma de occidente de 1054 se dividió la iglesia cristiana en católica con sede en Roma, y ortodoxa con sede en Constantinopla (Hoy Estambul, Turquía).

A diferencia de la verticalidad de la iglesia católica con su Papa de Roma, la iglesia ortodoxa tiene patriarcas que jerárquicamente están al mismo nivel. Algunos patriarcados datan de hace mil años, como el de Constantinopla (liderazgo simbólico), el de Antioquia, el de Alejandría y el de Jerusalén.


El origen de la cultura eslava (ruso-ucraniana-bielorrusa) comenzó en la Rus de Kiev, actual capital de Ucrania. Fue Ucrania entonces la entrada del cristianismo a Rusia, que desde el siglo XVI comenzó una expansión que la convirtió en el imperio zarista, lo cual le valió para crear su propio patriarcado ortodoxo… el de Moscú, cuyo liderazgo cristiano ortodoxo se pronunció ante la toma de Constantinopla por los turcos otomanos, que la convirtieron en la capital de un nuevo imperio de religión musulmana.


Así como existió un gran vínculo entre los reyes europeos occidentales con el Papa de Roma, hubo lo propio entre el Patriarca de Moscú y el Zar (emperador ruso) en turno. Moscú se hacía llamar la tercera “Roma”, al grado que la principal dinastía de los zares fue la “Romanov” (según ellos descendientes del emperador romano Julio César).




Durante la Unión Soviética se enfrió la relación entre el gobierno ruso y el patriarcado de Moscú, pero que desde Putin tomó el poder en 1999 comenzó a tejer una gran relación con la iglesia ortodoxa rusa, movimiento político que le ha dado mayor injerencia al patriarcado de Moscú sobre otros patriarcados (recordemos que en teoría todos al mismo nivel jerárquico). A la vez, la popularidad de Putin ha llegado a la población por la vía religiosa. Considero que Putin se ve a sí mismo como el Zar Pedro “El Grande”.


En 2019 la población de Ucrania creó su propio patriarcado cristiano ortodoxo, para dejar de pertenecer al de Moscú. Este movimiento fue reprochado por este último, al grado de que actualmente apoya abiertamente a Putin en su invasión a Ucrania. ¡Si señores…por si poco faltase, también hay un componente religioso en este conflicto bélico!


El patriarca ortodoxo de Ucrania es Kiril I (Cirilo I), ha estado en comunicación con el Papa Francisco para obtener el mayor respaldo religioso posible dentro del marco del conflicto actual. El Papa Francisco ha hecho llamados a la paz, sin usar la palabra “Rusia” en sus discursos.


Esperemos que el pueblo ucraniano pueda retener su territorio… ¡Y su iglesia!

Revista Digital

"Hablemos de

lo Bueno"

bottom of page