top of page

“Givers and takers”: tú aportas a los demás o tomas para ti?

Por MD Larisa Osuna Lever.


Dar hasta que duela y cuando duela dar todavía más”- Madre Teresa de Calcuta.


Este tema, como muchos otros, surge en mi mente mientras reflexiono durante mi caminata mañanera. No solo es un espacio de tiempo donde ejercito mi cuerpo, sino que mi mente busca respuestas a preguntas que constantemente me asaltan.

En esta ocasión, mi reflexión de hoy va en el sentido de que hay dos tipos de personas: las que toman para sí y las que aportan para los demás, los “givers y los takers”.


Los “givers” o quienes acostumbran a dar, suelen ser personas que colaboran y trabajan por un bien común. Son individuos que piensan en colectivo y entienden que su beneficio está directamente relacionado al beneficio de otros.

Ellos encuentran placer en dar y darse a los demás, en esta conciencia trabajan en equipo y suman valor a quienes forman parte de sus círculos y las organizaciones donde se desenvuelven. Son personas identificados como hombres o mujeres “clave” en el éxito de proyectos y motivan a otros a desarrollar lealtad e interés común. Son visionarios, generosos, conscientes de su entorno, escuchan activamente para comprender, son empáticos, intencionales, solucionadores y pro activos. Son personas que todos queremos conocer y tener cerca. Es sencillo encariñarse con ellos y todos podemos aprender algo de estos maravillosos “givers”.


Por otro lado, están quienes toman para sí de los demás, los “takers”. Son las personas cuyos intereses se centran en su propio beneficio sin importar quien salga perjudicado como consecuencia de las decisiones que toman. Son “parásitos” sociales que se alimentan o viven de lo que otros generan o producen. Roban energía, tiempo, dinero y la atención de otros. “Colonizan” espacios que fueron edificados por alguien más.

Son egoístas, mezquinos y centrados en sí mismos. Tienen poco cuidado por generar valor en otros. Poseen algunos o muchos rasgos narcisistas y poca empatía hacia los demás. Difícilmente suelen interesarse en las necesidades de quienes les rodean y carecen de una visión colectiva. No son conscientes de su interdependencia y son poco o nada agradecidos. Tienen una sensación de merecimiento y nada es suficiente para complacerlos.

Los “givers” son el balance para contrarrestar a los “takers”.


Necesitamos convertirnos en “givers” y que nuestras familias produzcan “givers” porque los “takers” se multiplican exponencialmente en esta cultura del “yo voy primero”.

En un mundo lleno de “takers”, seamos “givers”


Cada acción cuenta y aunque no sea visible para muchos, los “givers” no esperan nada a cambio porque saben dar de gracia, lo que de gracia antes recibieron.



コメント


Revista Digital

"Hablemos de

lo Bueno"

bottom of page