top of page

LOS SANTOS INOCENTES: UNA TRÁGICA HISTORIA DE CONMEMORACIÓN


Cada 28 de diciembre, en muchos países de habla hispana, se conmemora el Día de los Santos Inocentes, una fecha que, a pesar de su nombre festivo, tiene raíces en una tragedia histórica. Este día, marcado por bromas y engaños inocentes, tiene sus orígenes en un relato bíblico que evoca un episodio sombrío.


El Contexto Bíblico: La Matanza de los Inocentes

La historia se remonta al Nuevo Testamento, específicamente al Evangelio según San Mateo. Según este relato, el rey Herodes, temiendo la profecía sobre el nacimiento de un rey de los judíos que amenazaría su reinado, ordenó la matanza de todos los niños menores de dos años en Belén y sus alrededores.


Este acto despiadado, conocido como la Matanza de los Inocentes, fue una respuesta desesperada de Herodes para eliminar cualquier posible competidor al trono. Sin embargo, la Sagrada Familia, alertada por un ángel en un sueño, había huido a Egipto, evitando así el cruel destino que sufrieron tantos otros niños.


La Evolución de la Conmemoración: De la Tragedia al Humor Inocente

A lo largo de los siglos, la conmemoración de los Santos Inocentes ha evolucionado de una recordación lúgubre a una jornada de bromas y juegos inocentes. El cambio en el tono de la celebración refleja la capacidad de la sociedad para transformar el dolor en algo más liviano, encontrando formas de lidiar con la tragedia a través del humor.



Celebraciones en Diferentes Países

En diversas regiones de habla hispana, el 28 de diciembre se celebra con bromas y chistes, desde pequeñas artimañas hasta elaboradas tácticas diseñadas para sorprender y hacer reír a amigos y familiares. Las personas participan con entusiasmo en esta tradición, recordando la importancia de mantener la ligereza incluso en fechas con historias trágicas en su trasfondo.


Rituales y Costumbres Actuales

En la actualidad, la conmemoración de los Santos Inocentes se manifiesta de diversas formas. En algunos lugares, se realizan representaciones teatrales o eventos religiosos para recordar la tragedia original. Sin embargo, el aspecto más destacado de la jornada es la participación generalizada en bromas y engaños amigables, donde la risa se convierte en una herramienta para aliviar la carga histórica de la fecha.


Reflexión y Respeto por la Historia

A pesar del tono festivo de las celebraciones contemporáneas, es esencial recordar la raíz trágica de esta conmemoración. La historia de los Santos Inocentes nos invita a reflexionar sobre la fragilidad de la vida y la crueldad que a veces puede acompañar a los poderes políticos. Al mismo tiempo, la capacidad de la sociedad para encontrar alegría y ligereza en medio de la adversidad demuestra la resiliencia humana.

En última instancia, el Día de los Santos Inocentes es una oportunidad para honrar la memoria de aquellos niños inocentes que fueron víctimas de la violencia, recordándonos la importancia de construir un mundo donde la compasión y la empatía prevalezcan sobre la crueldad. A medida que participamos en las bromas y risas de este día, es fundamental mantener viva la conciencia de la historia que le dio origen.



Revista Digital

"Hablemos de

lo Bueno"

bottom of page