top of page

Historia de la comunidad LGBTTTIQ+

Para entender la diversidad sexual es necesario saber primero la diferencia entre identidad de género, expresión de género, orientación sexual y sexo biológico.

La identidad de género es cómo una persona se percibe a sí misma -dentro del espectro de lo femenino y masculino- sin importar cómo la ven los demás, el sexo con el que nació (hombre o mujer), o quién le guste.

La expresión de género es cómo una persona manifiesta su género (en el rango tradicional de lo masculino y lo femenino), a través de su ropa, actitud, lenguaje, etc.


La orientación sexual es la atracción emocional, afectiva y sexual por otra persona, ya sea del mismo género, de uno distinto o de ambos.






LA ABREVIATURA LGBTTTIQ+ AGRUPA TODA ESTA DIVERSIDAD:

(Las primeras tres letras apuntan a la atracción)

Lesbiana - Mujer atraída por mujeres Gay - Hombre atraído por hombres Bisexual - Persona atraída por hombres y mujeres


(Las siguientes abordan la percepción personal del género)

Transexual – Sus genitales son distintos al género con el que se identifica personalmente

(femenino - masculino) y suele modificar su cuerpo para adecuarlo.

Transgénero - Sus genitales son distintos al género con el que se identifica personalmente (femenino - masculino), pero no modifica su cuerpo.


(Una expresión pública de género)

Travesti – Expresa con ropa, lenguaje, actitud, etc. un género distinto al suyo, sin que eso

defina por quién se siente atraído.


(Y la última, una condición biológica)

Intersexual – Tiene características genéticas y físicas tanto del sexo masculino como del femenino (hermafrodita).


Queer- Personas que además de no identificarse y rechazar el género socialmente asignado a su sexo de nacimiento, tampoco se identifican con el otro género o con alguno en particular.


El símbolo + hace referencia a las minorías dentro del colectivo LGBTTTIQ+, como las personas asexuales, las demisexuales o los pansexuales, entre otras. Las personas asexuales son aquellas que tienen un bajo o nulo interés por el sexo. Las demisexuales necesitan conocer muy bien a otra persona para sentir atracción sexual. Son pansexuales y omnisexuales aquellos que se sienten atraídos por otras personas independientemente de su género. Pueden sentir atracción por hombres y mujeres pero, a diferencia de los bisexuales, también por aquellas personas que no se identifican con un género en concreto. Es decir, que no se consideran ni hombres ni mujeres.





COMIENZA LA LUCHA POR EL MOVIMIENTO



En la historia existen registros de diferentes identidades sexuales que no encajan con el binarismo , por lo que las personas de la comunidad han existido desde siempre, aunque en el pasado la represión era más fuerte y no gozaban de reconocimiento alguno.

Sin embargo, cada 28 de junio se celebra en todo el mundo el Día del Orgullo LGBTIQ+, en el que se conmemora la lucha por la reivindicación de derechos con marchas. La fecha fue elegida por un evento en 1969 que es considerado el principio de la lucha de la comunidad LGBT: A raiz de los disturbios en el bar Stonewall Inn, en el barrio de Greenwich Village de Nueva York, local famoso en el que se reunían los homosexuales y los transexuales.

Al lugar acudían policías que persiguen y criminalizan a los clientes de la comunidad, intimidando y haciendo inspecciones a mujeres transexuales que terminaban en detenciones y violaciones a sus derechos humanos.

Aquel 28 de junio, los clientes se rebelaron y se negaron a aceptar la criminalización de sus expresiones. Luego de que los homosexuales se negaron a mostrar su identificación y de que las mujeres trans no dejaron que las inspeccionaran, el evento se salió de control después de que 13 personas fueron detenidas y varias más resultaron heridas, la comunidad LGBT se revelo y así estallaron las primeras manifestaciones y actos de protesta que incluyeron enfrentamientos con la policía

cuando un agente agredió a una mujer lesbiana.

Tiempo después surgieron dos organizaciones de activistas gays: el Gay Liberation Front y la Gay Activist Alliance, que promovieron las primeras acciones para visibilizar al colectivo LGBTQ+ y reclamar su igualdad y sus derechos.

La primera marcha por la liberación se celebró el 28 de junio de 1970, un año después de los disturbios en Stonewall, en Nueva York y Los Ángeles. Es así como hoy día tenemos una fecha que nos recuerda la lucha de la comunidad LGBT.


El amplio y diverso colectivo LGBT ha protagonizado una de las luchas sociales más visibles y reconocidas a nivel mundial, pues han conseguido grandes avances en la no discriminación, la aceptación de las orientaciones sexuales y por la lucha por el otorgamiento de los derechos sexuales civiles.

A pesar del progreso que se ha alcanzado en las últimas décadas, es claro para los integrantes y no integrantes de la comunidad LGBT que aún es necesario combatir el repudio, el hostigamiento e incluso la criminalización de estos colectivos.


La mayor trascendencia del movimiento LGBT llegó en las últimas décadas. Pero los inicios de lucha por la reivindicación de los derechos de los homosexuales son entre finales del siglo XIX y la Segunda Guerra Mundial. En estos tiempos en muchos países la homosexualidad era considerada un delito. La principal acción de los activistas consistió en abogar por la despenalización, entre ellos: Heinrich Hössli, Karl Heinrich Ulrichs y Károly Mária Kertbeny

Tiempo despues surgieron las primeras agrupaciones que lucharon por la despenalización de la homosexualidad. Estas fueron el Comité Científico Humanitario y el Instituto para la Investigación Sexual y la Comunidad de los propios, todas ellas en Alemania. A pesar de las diferencias políticas colaboraron en lucha por la igualdad. Comenzaron las acciones culturales con encuentros, películas, revistas y libros dedicados a la temática gay, ganando así espacios de expresión dentro de la sociedad.

La despenalización llegó a ser aprobada por los diputados alemanes, pero el proyecto se vio frustrado al desatarse la crisis del 29. Luego, el ascenso al poder del Partido Nazi, sumamente intolerante de cualquier diferencia, dio por tierra con los avances culturales y políticos logrados por las asociaciones LGBT.




ANTECEDENTES EN MÉXICO


La diversidad sexual en México se puede dividir en tres épocas separadas, coincidiendo con las tres grandes épocas históricas de México: Época precolombina, virreinato e independencia, a pesar de que el rechazo hacia la homosexualidad forma un hilo conductor que atraviesa las tres épocas.

Los datos sobre los pueblos precolombinos y de la primera época de la colonización son escasos y confusos. Los cronistas describían a menudo las costumbres indias que les sorprendían o que desaprobaban, pero tendían a tomar una postura acusadora o de disculpa, lo que convierte en imposible distinguir entre realidad y propaganda. En general, parece que los Mexicas eran tan homófobos como los españoles y que otros pueblos indígenas tendían a ser mucho más tolerantes,1​ hasta el punto de honrar a los berdaches, los «dos espíritus», como chamanes.

La historia de la homosexualidad en la época colonial y posterior a la independencia todavía está en gran parte por ser estudiada. Dominan el panorama sobre todo las ejecuciones de sodomitas de 1658 y el baile de los cuarenta y uno de 1901, dos grandes escándalos en su momento de la vida pública mexicana.

La situación es distinta ahora en el siglo XXI, en parte gracias al descubrimiento del colectivo LGBT como potenciales consumidores, el llamado dinero rosa y turistas. Se crearon leyes para combatir la discriminación (2003) y el 21 de diciembre de 2009, a pesar de la oposición de la Iglesia, el Gobierno de la Ciudad de México aprobó el matrimonio homosexual, convirtiéndose en la primera ciudad de América Latina en hacerlo. ​



Comentarios


Revista Digital

"Hablemos de

lo Bueno"

bottom of page