top of page

“LA INMINENTE REFORMA FISCAL PARA MEXICO”

¡PARDIEZ!

Por Héctor J. García





La recaudación fiscal de los países se mide en base al PIB que se genera. La media de recaudación sobre el PIB de los países de la OCDE ronda el 29% .

En México la recaudación fiscal ronda el 15% del PIB. ¡El fisco mexicano recauda la mitad de lo que debería para el tamaño de una economía como la mexicana! Tal vez este dato nos desconcierta ya que tenemos la imagen de un SAT agresivo en temas de recaudación de impuestos…pero oh sorpresa, ¡En México el 56% de la economía es informal!, casi la mitad.


El fisco mexicano es agresivo en la recaudación, pero sólo con una parte de quienes generan el movimiento económico del país (contribuyentes cautivos).

La parte de la economía que es informal, debería aportar en teoría la otra mitad que el fisco (SAT) no recauda, para que el país estuviere en el promedio de recaudación adecuado.


Imaginen la infraestructura física y digital que se pudiere desarrollar con otros 3.5 billones de pesos recaudados por el SAT cada año. Este monto es el que se tiene contemplado recaudar en la ley de ingresos (con el actual 56% de la economía en la informalidad). Se pudieran impulsar vías férreas, puertos, puertos secos, puentes, presas, seguridad pública en base a inteligencia artificial, desarrollo de software, inteligencia artificial para simplificar/armonizar la operación gubernamental, sistema de salud, impulso a PYMES, etc. ¡¡Al cabo de años a este ritmo México le sacaría ventaja a varios países, y esto se traduce en atracción de inversiones!! Sería un círculo virtuoso.


Para integrar a la formalidad a quienes no lo están, será muy útil una reforma fiscal, la cual facilite su integración y darles incentivos para hacerlo. Un incentivo que se les puede ofrecer a estas personas que operan en la informalidad, es que al momento de que se integren como contribuyentes, el SAT opere como una ventanilla de las afores existentes y así brindar la posibilidad de que abran dicha cuenta, en caso de no tener una. Es bien sabido que la gente que opera en la informalidad, rara vez tiene una cuenta de afore, lo cual es primordial para el retiro en un futuro.


Otra medida para persuadir a que se formalicen fiscalmente quiénes no lo están, es incrementando los conceptos de gastos que pueden deducir quienes están en la informalidad. Un ejemplo es el consumo de alimentos en restaurantes (fondas y puestos también). Si alguien puede deducir parte de su consumo en estos establecimientos, pedirá un comprobante fiscal, y a la vez el comercio informal tendrá qué formalizarse para poder seguir vendiendo. Lo mismo aplica para puestos de venta de todo tipo de cosas.


La figura del SAT estatal debe tener la visión de integrar a los informales a la formalidad, no de crear más cargas a los contribuyentes formales (terrorismo fiscal). La gran área de oportunidad del fisco mexicano para recaudar lo que debería, en base al tamaño de la economía del país, está en el cobro de impuestos a quienes no pagan nada actualmente.


Desde luego que una reforma fiscal que incluyere propuestas como estas, no sería tan popular políticamente hablando, pero el capital político es para gastarse en reformas de este calado. Considero que el Presidente López Obrador, es el perfil idóneo para promover la integración a la formalidad de quienes no lo están.

Una gran parte de ellos son su base social, les habla “en su idioma”, por lo que una interlocución del mandatario en este tema sería muy útil al país.



¡¡AMLO tiene el balón puesto para anotar un gol de oro!!


Commentaires


Revista Digital

"Hablemos de

lo Bueno"

bottom of page