top of page

DISPUESTOS A ESCUCHAR

Las ciudades y su gente

Por: Luz Elena Picos



Los conocedores aseguran que para que México se recupere de todos los daños causados por la terrible Pandemia COVID 19, pasarán muchos años. Hoy, no se puede asegurar que ya vivimos la post Pandemia. Nada de eso, pues sigue causando estragos en la salud y lo que es más terrible: muertes.


Para los Organismos de la Sociedad Civil (OSC) de Baja California ha resultado desastroso, desde cualquier perspectiva. Y todo debido a que coincidieron dos factores de suma importancia: los daños a la salud y la llegada a nuestro estado de un grupo político que ganó todas las alcaldías y la gubernatura. Muchos que fueron colocados en distintas responsabilidades, ni idea tenían de cómo hacerlo bien.


Bastaría recordar que hasta el 2018 durante más o menos 30 años, nos gobernaron dos partidos PRI y PAN. Quizá cuando llegaron no sabían mucho sobre la administración pública. Pero aprendieron y en el caso concreto de los OSC hay que enfatizar que hubo un trato sino perfecto, si respetuoso de la autonomía y dispuestos a escuchar las inquietudes del Voluntariado, incluyendo dirigentes y colaboradores.


No era raro organizar reuniones con alcaldes, diputados locales, federales y senadores. A muchos de ellos se les conocía por su nombre y se daban tiempo para realizar visitas a las instituciones. Casi siempre llegaban con algún tipo de ayuda, pues tenían el cuidado de mandar a algún ayudante para preguntar que urgencias tenían, y ayudar en su solución.


Por ejemplo, el doctor Jorge Astiazaran Orcí (alcalde 2013-2016 PRI) en visita a una casa hogar para niñas, habiendo sido informado que el techo de la institución no estaba en condiciones para soportar la temporada de lluvias que ya estaba próxima, se comprometió y cumplió impermeabilizando todo el techo. Y para las niñas llevó dulces y útiles escolares. Eran otros tiempos en que había presupuesto. Hoy… hoy a los OSC les quitan en lugar de darles.



Aquí un ejemplo: con motivo de las próximas fiestas navideñas el Ayuntamiento de Tijuana y directamente DESOM (Desarrollo Social Municipal) estuvieron llamando a los dirigentes de OSC para que les llevaran 2 regalitos por institución. ¿Para qué cree? Pues para hacerle a los niños necesitados una Posada en el Parque Morelos.


Caravana con sombrero ajeno. Y ¿qué pasa con las instituciones que atienden a personas ancianas, con discapacidad, niños en situación de calle, enfermos de adicción que están en refugios? ¿Pensarán que sus dirigentes y voluntariado nadan en dinero? La realidad es que estos gobiernos de la 4T andan siempre en la quinta pregunta.


Ahora resulta que los famosos y muy necesarios “redondeos” en lugar de entregarlos a los OSC ya están llegando a manos de los DIF estatal y municipal. Los eventos para recaudar fondos que significaban enorme ayuda a los OSC, los están haciendo a beneficio de instituciones oficiales. ¿Dónde está el presupuesto? ¿Por qué no se incluye en las leyes anuales de Egresos? La autoridad debe solventar los gastos de sus instituciones. Es su obligación.


コメント


Revista Digital

"Hablemos de

lo Bueno"

bottom of page