top of page

El amor y el agradecimiento vacunas para vivir en plenitud hoy.

Por: Liliana Fischer


2021, año que está por cerrar con la pandemia y los cambios radicales que enfrentamos, y surgen preguntas importantes por contestar: ¿Quién soy? ¿Qué quiero? ¿Cómo quiero vivir? ¿Cómo colaboro? ¿Cuál es mi sentido de vida? Hoy es lo que tenemos.

Enfrentamos enfermedad, muerte, ruptura, cambio repentino, carestía económica, interacción social distinta, aislamiento, mudanzas, confrontaciones con uno mismo.

A veces no hacemos tiempo para lo que importa porque estamos en la rueda de la vida a mil por hora. Esta pandemia me hizo replantearme cómo quiero vivir mi vida mientras existo.


Mi intuición ha sido casi siempre mi brújula en el camino de la vida, en los momentos en que hago caso omiso, el pensamiento boicotea, cuando quiere controlar, cuando quiere ir a contracorriente, cuando quiere justificar, lo que sabes y que niegas.

La gratitud es una guía para vivir en esencia. Valorar todo lo que eres, lo que haces, lo que tienes, enfoca en positivo al pensamiento. La gratitud genera una energía de abundancia, y una presencia de amor. Cuando el pensamiento está en positivo el panorama es distinto, afecta al campo de electrones del cerebro.Lo que piensas atraes.

Cuando decretas emites una energía sonora que es escuchada por todas las células de tu cuerpo, lo que decretas atraes. El pensamiento y el decreto (preferente en positivo) influyen a la emoción, lo que sientes, atraes, esta señal magnética conecta con el mundo espiritual. Somos energía, la energía ni se crea ni se destruye, solo se trasforma. Todo lo anterior crea una vibración, lo que vibras, atraes, atraes a tu vida más de esa misma frecuencia


Desde la consciencia, la energía y pensamiento en positivo, decretando, vibrando, fluyendo con tus emociones y accionando con una vibración alta hay más posibilidades de un encuentro con tu YO real, agradeciendo, aceptando, perdonando, y amando, a ti mismo y a los demás.

El precio de transformarnos en auténticos nunca es tan alto como el precio de permanecer en un “YO” falso. Todos deseamos ser vistos tal como somos, ser aceptados, y ser amados por quien realmente somos. Es una necesidad humana. El proceso de convertirnos en nosotros mismos implica ser valientes, cualidad que es opacadas por las máscaras que usamos para complacer, esto hace que inconscientemente se construya una falso YO.

El costo de convertirte en tu ser auténtico a menudo implica un grado de “ruptura” con el linaje familiar. Las rupturas pueden adoptar diversas formas: desde conflictos y desacuerdos hasta distanciamiento y desarraigo.

La ruptura sirve para la transformación y la sanación. Forma parte del impulso evolutivo del despertar interno para empoderarse con más consciencia. Mediante el conocimiento de sí, todos podemos aprender a reconocer los impulsos de la personalidad y del ego y transformarlos en convicciones, acciones y emociones psicológicamente sanas. (Eva Pierrakos y Judith Saly, Del miedo al amor).

La filosofía Budista se basa en que somos responsables de nosotros mismos, que es importante vivir en el aquí y en el ahora, que la felicidad es uno mismo, recomiendan no tener apegos (dependencia). Tendemos a repetir situaciones hasta que aprendemos para cambiar.

La mayoría de nuestros problemas tienen su origen en el apego a cosas que erróneamente creemos permanentes. Dalai Lama

Si no te amas, ¿cómo puedes amar a otros? Ale Collier nos comparte: “El amor que niegas es el dolor que llevas”.

Clarissa Pinkola aclara: “Ser nosotros mismos nos causa ser exiliados por muchos otros. Sin embargo cumplir con lo que los otros quieren nos causa exiliarnos de nosotros mismos”.

Comentários


Revista Digital

"Hablemos de

lo Bueno"

bottom of page