top of page

EMPEZAR NUEVO CICLO

Las Ciudades y su gente Por: Luz Elena Picos


La situación en nuestro país y concretamente en Baja California incluyendo sus municipios, pide y aunque muchos no lo quieran ver, nos exigirá mucho esfuerzo no tan solo ciudadano, sino especialmente de los distintos gobiernos.


Sinceramente es una desgracia que en esta ya larga época de pandemia los cambios políticos se hayan realizado al mismo tiempo. No por antojo, sino por el calendario. En gubernatura, diputados locales, alcaldías junto con sus cabildos, la mayoría llegan por primera vez y los que repiten, no lo hacen por su capacidad para gobernar, sino por la ignorancia de los votantes. No fueron estrictos en el análisis para escoger a los mejores.


Ojalá que en todos los municipios y en el estado tengan la gran suerte de que lleguen personas capacitadas, informadas, honestas y enorme deseo de trabajar por el bien de las mayorías. En este caso o aún en el que no se tenga esa gran fortuna, ahí están y estarán siempre los Organismos de la Sociedad Civil. Para todos, sería magnífico que demuestren buena voluntad en unir esfuerzos y que los grandes beneficiados sean las comunidades. Todas ellas, para que los sectores reciban lo mejor de sus gobiernos y de las instituciones del Tercer Sector.


Los problemas están identificados, hay muchos ocasionados por la pandemia y otros por la incapacidad de quienes gobernaron sin tener idea de lo que significaba. Estamos a punto de empezar nuevo ciclo, los Organismos de la Sociedad Civil, que por fortuna no han sufrido grandes cambios en su voluntariado o dirigencias, ya están listos. La dichosa pandemia propició que muchos se reagruparan, dedicaran tiempo para el estudio, análisis y toma de decisiones que en el futuro les ayude a salir adelante.


En este sector, pensamos en la tan mencionada “gobernanza”. Si la pusiéramos en práctica, todo marcharía mejor. Es decir, si los funcionarios públicos vieran al Tercer Sector como socios para el trabajo, otra cosa sería. Por desgracias muchos de los recién llegados a oficinas de gobierno, ignoran los servicios prestados por los OSC no por un trienio o sexenio, sino por muchas décadas.


Quizá el ejemplo más antiguo sea, a propósito del aniversario de la Fundación Histórica de Tijuana, el Parque Teniente Guerrero. Sí, ese humilde sitio que abarca lo que identificamos como “una manzana” fue ideado y puso manos a la obra la profesora Josefina Rendón Parra, acompañada de varias señoritas de esa época. Sin proponérselo, heredó a Tijuana un sitio adecuado para las reuniones familiares. Y es en la actualidad el lugar donde celebramos a nuestra ciudad.


Con los adelantos actuales, imagine usted lo que podríamos hacer por la tranquilidad y desarrollo de nuestra Tijuana. Y siendo la delincuencia quizá el problema más grave de la actualidad (algunos pensarán que es la economía) desde hace tiempo deberíamos estar trabajando unidos todos los bajacalifornianos, para enfrentar a ese flagelo que tanto daña a las familias. ¿Por qué fue posible en una época reciente acabar con la delincuencia? Revise usted la información: funcionarios, instituciones de seguridad, incluyendo el ejercito y grupos ciudadanos estuvimos trabajando unidos.


Nos unió la coincidencia, en este caso, la necesidad de trabajar por la tranquilidad de todos. Los tijuanenses hicimos un sólido frente contra la inseguridad y sus protagonistas. Ojalá que ahora con los cambios de funcionarios, llegue también la decisión de trabajar por el bien común y la tranquilidad de Baja California y su ciudadanía.

bottom of page