top of page

Las cosas idas.

Malecón Aventurero

Por: Javier Prieto A.


Creo que es la poesía la que mejor evoca lo que sentimos de aquellas cosas que se fueron para siempre. Lo mismo si se trata de la amada o de algo que apreciamos mucho cuando fuimos niños. Sobre todo, cuando ni a la amada ni al recuerdo de la niñez supimos cuidarlos y no nos queda sino extrañarlos para siempre.

En mi libro de poesía Llovizna, próximo a publicarse por una prestigiada editorial española incluí algo de estas cuestiones:










El chichicuilote


Te tuvimos cuando fuimos niños,

con una bolsa de mosquitos

te alimentamos

jugaste en la tina con nosotros,

te probamos, tierno,

en salsa verde.

Hoy no existes más:

acabamos contigo

y hoy sentimos el dolor

de ya no poder más que soñarte:

porque te perdimos para siempre..








A ciertos cuñados inocentes

Y para Álvaro Eduardo Arango Orozco.


A LA NOSTALGIA

Nutrida flor del agua turbia es la

nostalgia.

Va del corazón a la

cabeza.

Y arma su desazón con la tristeza.

Intrigan sus absurdos sin respuesta.

Una aspirina le recetan para

que dure y dure más

y se haga insoportable levedad

del efímero ser desvanecido

del expulsado ya

del Paraíso terrenal y luego

tantea ciego la eternidad.

2021

Javier Prieto Aceves, 2022

Pero claro, la ultima palabra del destino final de todo lo que es en este mundo, ha de prolongarse para los creyentes en la vida perdurable:








CÓMO SERÁ EL FINAL DEFINITIVO


Cuando al final comprenda todo ser,

y sea recreado todo por el Amor,

tendré la clave misma

que abarcará al unísono las almas;

la mía y las de todos

en su destino y fin;

los que somos, seremos ya acabados.

las conexiones serán infinitas,

y llegarán al fondo,

Entonces ya el cerebro

operará de modo muy distinto:

el alma misma volará sin traba

hacia la comprensión

del Bien ensimismado

y no cesará nunca amor completo

que habitará nuestra alma y nuestro cuerpo.


LA MATERIA estará transfigurada

con la luz inicial de su proyecto

y vivirá un presente ya sin tiempo

en comunión final, definitiva,

con una Creación en que las cosas

alcanzarán su plenitud en ser

Comunión acabada del amor

del Padre con sus hijos,

que han de ser muchos más que las estrellas

y las gotas del agua de los mares

y los granos de arena del desierto…

2021

Y por lo tanto, en este mundo, la última palabra la tienen la virtud de la esperanza y la poesía cuando trata acerca de estos asuntos:


Vinimos a soñar

Vinimos a dormir,

adictos somos a la fantasía,

al descanso y a las voces del silencio.

Buscamos una paz que no da el mundo;

erramos con los sueños

que van a las alturas

llorando su impotencia;

Volvemos y volvemos

a buscar.

Y sólo poesía nos barrunta

el eco de los trinos

y esa dulce paz de la dulzura

que no existe,

que sólo se insinúa en este mundo.

2021

Revista Digital

"Hablemos de

lo Bueno"

bottom of page