top of page

Nora Bringas

"La mujer detrás de la investigación"

Por: Claudia López Hernández

Fotografía: Marco Antonio González/ Estudio Uno7



Claudia-Que deleite poder disfrutar de esta entrevista con un tesoro de persona, no solo Baja Californiano, un verdadero tesoro cultural mexicano. Acumuladora de múltiples conocimientos en diversos temas como: turismo, gastronomía y por supuesto, con todo lo que se refiere a la industria del vino. Una experta en el tema con la que vamos a descubrir muchísimas cosas acerca de nuestro Estado, de nuestra Frontera.

Una mujer que destacable, ella es Nora Leticia Bringas Rábago, “La mujer detrás de la investigación”. Bienvenida y gracias por concedernos esta entrevista para Revista Urbanus.

Nora- Por el contrario, gracias a la Revista Urbanus por esta invitación.


Claudia- Hay mucho por platicar contigo, ¿te parece si comenzamos por un contexto fronterizo?


Nora- Claro! empezando por el turismo pues esa área me apasiona y es en la que empecé a trabajar; primero estudiando, y después enfocándome a la investigación sobre Tijuana y la frontera en general.

Antes que nada, quiero comentarles que el dato que se tiene Tijuana sobre ser la frontera más visitada, no es válido, lo correcto es decir que Tijuana es la más transitada pues es aquí donde se registra el mayor número de interacciones con nuestros vecinos de USA.


Claudia- Tijuana, está catalogada como la puerta al mundo ¿correcto?


Nora- Mira, Tijuana es una ciudad muy cosmopolita y sí, es la entrada a Latinoamérica. Si hablamos de extensiones, la frontera entre China y Rusia es la más grande. Ubiquémonos geográficamente, si en USA, Canadá y Alaska el idioma que se habla es el inglés, entonces tenemos la frontera más desigual del mundo ya que tenemos de vecino al país más rico del mundo versus México, que es un país en proceso de desarrollo. Esto tiene como resultado muchísimas diferencias en términos no solamente poblacionales, sino también en términos culturales.

Hace muchísimos años se nos acusaba que los fronterizos éramos nacionalizados, vende patrias, porque decíamos algunas palabras en inglés, etc. Se hizo un estudio a nivel nacional, y quedó que el uso del anglicismo no tiene que ver con la cercanía geográfica con Estados Unidos, sino con la pertenencia a cierta clase social. Anglicismos se usan en Tijuana, Acapulco, Cancún, por la interacción con el área turística, y esa es una particularidad que hay que resaltar.


Claudia- Qué es lo que tiene Tijuana que no tienen otros lugares?


Nora- Para empezar, el turismo es muy diferente porque aquí convivimos en el día a día. Tenemos la ventaja de ser vecinos del estado de California, que es de los estados más ricos de Estados Unidos. California junto con Texas, son los dos estados que cuentan con el mayor porcentaje de población de ascendencia mexicana y curiosamente, son estos dos estados los que emiten la mayor parte de turismo hacia México, no solamente hacia la frontera, sino a todo el país.

Claudia- Nora, me atrevo a preguntarte en este momento, qué factor representa la migración que vivimos desde siempre, particularmente en los últimos años con la llegada de tanto migrante, sobre todo ahora que vivimos la migración ucraniana y rusa.




Nora- Tijuana se ha caracterizado a nivel nacional por recibir mucho migrante, de hecho, nosotros somos migrantes, por ejemplo, yo soy de Sonora, y llegué a Tijuana hace 40 años. Es una ciudad muy noble que te da muchas oportunidades. ¿Qué refleja eso en el turismo? pues simplemente no podemos hablar de gastronomia y vinos si no lo enlazamos con la migración.

Por ejemplo, Tijuana es la ciudad donde están más representadas las diferentes etnias de México, es un crisol para todo nuestro país. En ese sentido es un polo de atracción para migrantes porque, como se dice, es una ciudad bondadosa y aquí no hay desempleo. En pocas palabras, tú vienes buscando trabajo y lo encuentras. Aquí prospera el que quiere, es la gran ventaja que tenemos aquí.


Y qué decir de nuestra ubicación privilegiada, no solo con Estados Unidos, también con la cuenca del pacífico y con Asia. A nosotros nos queda más cerca Asia que Europa, y eso hace que tengamos mucha interacción; eso se demuestra no solamente en el turismo, sino en las maquiladoras.


Claudia -Nora, quiero que nos platiques sobre el tema turístico enlazado a la gastronomía, a los vinos, ya que anteriormente nos compartiste datos que se me hicieron muy interesantes. No hay turismo sin gastronomía, y este debe de ir acompañado de un buen vino.


Nora- Claro, ¿el turismo de qué vive? el turismo vive de la cultura y la naturaleza, son la materia prima del turismo. Todos cuando viajamos necesitamos comer, entonces el turismo pone en valor la gastronomía y todos los recursos naturales.


Ya cuando estamos como ahora, platicando y degustando de los alimentos ya estamos hablando de un hecho social porque cuando comemos y bebemos vino, estamos comiendo y bebiendo cultura, ¿Por qué? porque detrás del hecho de abrir una botella, estamos abriendo y exponiendo toda una cultura; como las manos que sembraron las tierras, cómo se procesó ese vino, etc.… y ahí es donde a mí me gusta asociar porque el turismo, la gastronomía y el vino, se vive a partir de la sensaciones, desde las experiencias lo que sentimos, el cómo lo sentimos, y por qué lo sentimos. El turismo vive de mitos, de leyendas, de aromas y colores todo eso es turismo, y si te fijas, es lo que encontramos en una botella y es lo que encontramos también en cuando comemos.


Claudia- Nora, ¿desde cuándo te descubres como una apasionada del turismo, de la gastronomía, del vino?


Nora- Bien, mira yo estudié turismo aquí en la Universidad Autónoma de Baja California, llego a tijuana en 1981, de mi natal Hermosillo Sonora, sin embargo, yo ya me considero Tijuanense. Me encanta el turismo, conocer otras culturas, la gente que viene de otros lados, y aprender de ellos.

Referente a la gastronomía y el vino, obviamente siempre me ha gustado comer bien y beber bien. Te platico que yo estudié en Francia y ahí fue donde adquirí el gusto por el buen vino. Tenía una roomy que era enóloga, y ella fue quien me acercó a esta cultura del vino. Pero en ese entonces yo estaba estudiando, no era una prioridad para mí hasta que llegué a Baja California


Aproveché las bondades de todo lo que aprendí de ella y sobre todo el degustarlo. Me encanta la investigación, tuve la gran influencia de un profesor que en paz descanse, Mario Reyes, quien me inculcó este amor por la investigación, por leer, por echarme clavados a los libros y por aprender de Baja California ya que él fue un apasionado de esta tierra. Así fue como nació este interés por descubrir cosas nuevas, diferentes, y fui adentrándome poco a poco en el turismo. La gastronomía y el vino fue de manera fortuita, en ese entonces se iba hacer el expediente para declarar la gastronomía de Baja California como patrimonio cultural intangible. Fue cuando el Lic. Quiñonez, de la Secretaría de Turismo, me invitó a aterrizar el proyecto. Yo en ese entonces estaba trabajando en otro proyecto, entonces tuve que hacer una investigación muy amplia sobre la gastronomía, justificar la importancia de esta y, sobre todo, de la influencia de los pueblos originarios y lo que aportaban. ¡Me encantó!

Una vez que terminé mi proyecto de turismo residencial y empiezo a trabajar la cuestión de la gastronomía, me apasionó. Me eché un clavado a los libros de historia, las bitácoras de los viajeros, de los misioneros y me empecé a dar cuenta que era un tema muy bonito, muy interesante, complejo y que no podemos hablar del turismo de un estado como Baja California, sin tener conocimientos de la gastronomía y del vino, porque son segmentos emergentes a nivel nacional.

Baja California es punta de lanza de estos dos temas. El vino es alimento, el vino es gastronomía.


Claudia- Podemos decir que el vino no es elitista, en realidad no tiene que ver con una clase social o con el poder adquisitivo, por el contrario, cualquiera debería tomar una copa de vino porque hasta nutricional es ¿cierto?


Nora- En Europa, hablando del viejo mundo donde nació toda esta cultura, bueno en realidad fue en el cercano Oriente y de ahí se llevó a Europa, los franceses sobre todo fueron los encargados de difundirlo ya que la mayoría de las cepas provienen de Francia.

En Europa lo consumen hasta los niños diluyéndolo en agua. Se consume en el día a día, es como tomar agua porque está demostrado que tiene muchas propiedades y antioxidantes benéficos para la salud. Otro ejemplo es el resveratrol, contiene antioxidantes y previene daños en los vasos sanguíneos. También tiene efectos positivos en el colesterol malo. Pero la más importante, es que te permite relajarte. Cada vez nuestra vida es más complicada en el trabajo, la casa, el tráfico y cuando llegas a tu casa y te tomas una copita de vino, es maravilloso.


Está demostrado que para que el vino se convierta en alimento, se tiene que tomar 3oz de manera diaria para que funcione porque además ayuda a tu salud. En el caso de las mujeres se recomienda tomar vino tinto porque contiene resveratrol.

En México se empezó a ver como una bebida elitista, para las clases altas, pero en realidad, yo creo que es de las bebidas más democráticas, por así decirlo, pues está al alcance de todos. Necesitábamos empezar a trabajar más esta cultura del vino en Baja California y afortunadamente lo estamos haciendo. Por citarte algo, en 2012 el promedio del vino que bebíamos era 400ml. ya pasamos a 1.3 ml.


Claudia- Cada vez son más las personas que han adquirido la cultura de vino, ha aumentado el consumo ¿es correcto?


Nora- Hay que considerar que tampoco hay que consumirlo en demasía para que sea considerado como alimento o como un preventivo.

Cuando tú convives con amigos el vino te ayuda porque genera cohesión social, genera identidad y todo eso forma parte de nuestra cultura.


Claudia- Con el vino se comparte, con el vino se convive


Nora- Correcto, y con el vino puedes exaltar todos tus sentidos desde el momento que se está abriendo una botella. Puedes identificar las mezclas y aromas. Existen algunas discusiones del por qué algunos identifican ciertos aromas y otros no, y pues está claro que no puedes identificar esos aromas que tú no conoces. Tú identificas en el vino las aromas que tienes guardados en tu memoria olfativa.

Por ejemplo, yo puedo identificar un fruto y tú no simplemente porque no conoces ese aroma a tierra. Eso es lo interesante del vino.


Algunas personas me preguntan si se le agrega algo al vino para que huela a fruta y mi respuesta es no. El vino toma los aromas de del fruto en sí mismo, del proceso de la vinificación y el otro es a través de la barrica; cada uno de estos van portando armas diferentes. Un vino que no tiene barrica, no le vas a encontrar ciertos aromas a madera a ahumado, a chocolate, cacao; sin embargo, un vino que sí estuvo en barrica hace destacar esos aromas.


Claudia- Tanto qué aprenderte y tanto por saber que el tiempo no nos lacanza, sin embargo, me gustaría preguntarte qué les dirías a las personas que te escuchen, que te lean a través de Revista Urbanus - ya que gracias a la tecnología podemos llegar a otros países-, para que vengan a Baja California, a México, y principalmente a Tijuana, ¿Nos puedes compartir tus redes sociales?


Nora- No tengo redes sociales, pero con gusto te proporciono mi correo electrónico: nbringas@colef.mx. Yo los invitaría a que vengan a conocer Tijuana, Baja California en sí, que rompiéramos con esos mitos negativos que hay acerca de esta ciudad. Tijuana tiene mucho que ofrecer, es una ciudad culturalmente muy interesante. Tijuana es intensa, es un crisol para muchas cosas. Está demostrado en investigaciones que la gente cambia la percepción que tiene de nuestra ciudad una vez que la visita. La mala fama tiene mucho que ver con las campañas de desprestigio que hacen a veces los medios en contra de Tijuana. Vengan, vívanla, siéntanla, huélanla, conozcan a su gente, prueben su gastronomia. Vivan la vida nocturna, atrévanse a descubrir las experiencias de esta ciudad.

Claudia- Nora, para concluir esta entrevista dinos qué haces actualmente


Nora- Trabajó en el Colegio de la Frontera Norte como investigadora en el departamento de estudios urbanos y del medio ambiente. Imparto clases en la facultad de turismo en UABC en el doctorado en Turismo, doy cursos de enoturismo, gastronomía y demás. Hago mucho trabajo de investigación en la gastronomía de los pueblos originarios, de su cultura, lo que hacen, de lo que nos han heredado, y, sobre todo, en la gastronomía Kumiai, Cucapa, Kiliwa, Paipái y cocineras tradicionales. Estoy trabajando la parte histórica que ellos aportaron en nuestra dieta. ¿Por qué tenemos unos grupos nativos? Por el desconocimiento de su existencia en Baja California. Tenemos indígenas nativos; no estamos hablando de mixtecos o triquis (que también hay muchos aquí), pero se nos olvida que en Baja California tenemos grupos indígenas propios, y cada uno de estos grupos tienen cosas muy interesantes que aportar. Tenemos mucho que aprender de ellos porque su cultura está basada en el respeto a los ciclos de la naturaleza. Por decirte algo, ellos no van a cazar un venado cuando no es época de caza, conocen la flora y la fauna y saben aprovecharlo.


Claudia- Nora, eres autora de varios libros, ¿dónde los podemos conseguir?


Nora- Algunos de ellos están a la venta en el Colegio la Frontera Norte, y otros los pueden encontrar en formato digital de manera gratuita en internet y en la Academia Mexicana de Investigación.


Claudia- ¿Puedes mencionarnos algunos?


Nora- Hay uno que es un atlas geográfico y yo creo que debería de estar en todas las casas de los bajacalifornianos; es un libro que hice con un colega del Colegio de la Frontera Norte, Toudert Djamel. Habla de toda la geografía de Baja California y la cuestión natural cultural que tenemos en el estado. Me parece que que es un libro de referencias, sobre todo para los niños y para toda la familia en sí.


En la Academia Mexicana de Investigación Turística, de la cual soy miembro fundador, también publicaron un libro sobre la política científica del turismo. He publicado otros libros, en colaboración con colegas, sobre los imaginarios del turismo residencial, investigando el por qué los visitantes que vienen a Baja California tienen una segunda residencia en nuestro estado. También hay otros temas sobre medio ambiente.


Claudia- Nora, definitivamente eres parte de la cultura y la riqueza de este maravilloso estado y me siento privilegiada por haber hecho esta entrevista, me voy muy enriquecida de conocimientos. ¿Algo más que desees agregar antes de despedirnos?


Nora- Agradecerte a ti por la entrevista y a Patty San Roman por la invitación.

Y para concluir, te diré que tenemos que pensar en el turismo, a veces se sataniza a Tijuana tratando los temas negativos de la ciudad. Creo que debemos revertir esto hablando de las bondades de esta ciudad para atraer al turismo en términos culturales, hay muchisma riqueza.


En Europa, por ejemplo, se cuestiona mucho el overtourism y en la pandemia se dieron cuenta que era necesario.

Ahora, lo que tenemos que pensar es cambiar el modelo hacia un turismo más responsable, creo que ahí está nuestra labor, y eso, es un trabajo que tenemos que hacer de manera conjunta.


Las autoridades de turismo, las academias, los empresarios y los visitantes, también tienen que asumir la responsabilidad. Yo creo que la pandemia fue algo positivo ya que hay un descubrimiento y una ética que se está desarrollando también por el turismo. Se dieron cuenta que de repente aparecieron muchos animalitos que ya no había y no es toda la culpa es del turismo, tiene mucho que ver también con todo el proceso de urbanización que se ha desarrollado.

El turismo cada vez más está buscando nuevas experiencias cuando viaja, ya no buscan multitudes. Nos está obligando o nos debería obligar a pensar en atraer un turismo más responsable; que se interese por el cuidado del medio ambiente y la cultura local. Creo que para allá va la tendencia a nivel mundial.


Claudia- Muchas gracias Nora




Yorumlar


Revista Digital

"Hablemos de

lo Bueno"

bottom of page