top of page

Todo se reduce a lo que sientes

Por: Fernando Maroño


He llegado a la conclusión de que no estamos en esta vida para descubrir las cosas, sino para crearlas. No es posible pensar que venimos únicamente para aprender lo que nos enseñan quienes ya tienen más tiempo aquí que nosotros. Debemos darnos cuenta que nuestra vida gira en torno a lo que pensamos, a lo que imaginamos, a lo que vamos creando.


Nuestro propósito debe ser iluminarnos unos a otros, no opacarnos.

Debemos construir las condiciones que nos permitan crecer, y darnos cuenta que todo lo que vemos a nuestro alrededor ha sido CREADO.


Las situaciones por las que cada día atraviesas las has ido creando tú mismo: tu dolor, tu sufrimiento, tu alegría, tu pasión, tu fe… ¡tu vida entera la has creado! y puede que lo hayas hecho sin darte cuenta, por TEMOR o por AMOR.

Solo existen estas dos razones para movernos en cualquier dirección. Piénsalo...cada vez que tomas una decisión, cada vez que razonas una situación, cada vez que te pones en acción, has sido motivado por cualquiera de estos dos sentimientos.


Y he aquí la clave: Al final de cuentas... todo se reduce a lo que sientes.


Te lo explico así:


Existimos gracias a una tercia de elementos: mente, cuerpo y espíritu...y necesitamos reflexionar en cuanto a la manera en que cada uno de estos elementos interactúa con los otros dos.


Es en realidad muy simple: la mente piensa, el cuerpo hace, y el espíritu SIENTE.

Y quiero decirte que en todos los casos dominará el espíritu.

En otras palabras…lo que SIENTES dominará la manera en que vivas tu vida.


Si tienes sentimientos de AMOR tendrás éxito, serás feliz y lograrás lo que te propongas.

Si en lugar de eso tienes sentimientos de TEMOR, entonces dudarás, tendrás miedos, perderás la confianza en ti y en tus semejantes…fracasarás.


Entonces, lo que debes hacer es siempre buscar que sea el amor el que te guíe, el que te abra camino, el que te lleve más allá de lo que has llegado.

Nuestro espíritu está diseñado para eso, para ser luz, para compartirnos, para amar, para regalar... ¡debemos ser luz en la oscuridad que nos rodea a veces!


Hay que despertar a esa energía. Llevamos demasiado tiempo dormidos en el "círculo mortal de la vida diaria", en la rutina, en lo que cada día vemos a nuestro alrededor; en las malas noticias, en la negatividad, en nuestras zonas de confort limitantes.


¡Es momento de elevarnos y romper ese paradigma!


Todos tenemos la posibilidad de crear la vida que queremos, pero debemos decidir hacerlo. Debemos aceptar lo que somos, aceptar el hecho que nuestra realidad actual es el resultado de decisiones pasadas, y entender que sólo llegaremos a nuestra total y plena realización si somos inteligentes con respecto a cómo aprovechamos nuestras emociones.


Mente, cuerpo y espíritu…pienso, hago y SIENTO.


Abre tu mente, usa tu cuerpo y vive tu vida de acuerdo a tus emociones y a lo que sientes. Sólo así podrás transformarte y realmente mostrarle al mundo quién eres: un ser pleno, satisfecho y feliz.


Mira a tu alrededor, observa los cambios en el mundo, en la gente, en la sociedad. Todo está esperando tu despertar... puedes contribuir en crear un mundo mejor. De eso depende la vida tal como la conocemos.


Que cada día seamos más quienes dejamos atrás el temor y vivimos por amor, que nos encontremos unos a otros compartiendo esa energía y derrochándola a quienes la necesitan, y que, de forma colectiva, iluminemos con nuestro espíritu y nuestros sentimientos al mundo.


Despierta... ¡es hora

Comentarios


Revista Digital

"Hablemos de

lo Bueno"

bottom of page